¿Qué cargador de coche necesito?

En la actualidad existe una amplia variedad de cargadores para coche eléctrico. La clasificación más sencilla que podemos hacer es dividir entre cómo es la carga que realizar: con corriente alterna (conocidos como cargadores semi-rápidos) o con corriente continua (conocidos como cargadores rápidos o súper rápidos). Sin embargo, dentro de estos nos encontramos con muchas variedades y diferencias: potencia que dan al vehículo, tecnologías de acceso, RFID, GSM, balanceos y modulación de carga… Ante esto, muchos clientes se encuentran con la duda de: ¿Qué cargador necesito para mi coche? En este artículo buscaremos solventar esta duda aclarando todos los aspectos necesarios.

¿Qué tipo de carga y potencia necesito para mi cargador?

Actualmente existen 4 modos de carga, sin embargo, los dos primeros modos no los recomendamos en ningún caso para cargar nuestros vehículos. Los modos 1 y 2 no cuentan con un equipo de recarga como tal, y consisten sencillamente en conectar el vehículo a la red. Esto conlleva unos tiempos de carga muy elevados y, aún peor, el peligro de dañar las baterías de nuestro vehículo.

Nos centraremos en el modo de carga 3, constituido por cargadores de alterna entre 3,6 y 22 kW; y el modo de carga 4, constituido por cargadores de continua entre 50 y 350 kW.

Si lo que queremos es un cargador para nuestro hogar lo que buscaremos es un cargador en alterna (Modo 3). Para este, tenemos un abanico muy amplio de potencias: de 3,6 a 7,2 kW la carga se produce de manera monofásica; de 11 a 22 kW la carga es trifásica. Decidir la potencia necesaria dependerá de nuestro coche y de nuestra vivienda:

  • Debemos conocer a qué potencia puede cargar nuestro vehículo. Hay vehículos cuya potencia queda limitada a 3,6kW, en ese caso no sería necesario comprar un equipo de mayor potencia ni contar con una instalación trifásica en nuestro hogar.
  • Debemos conocer de qué potencia disponemos en nuestra vivienda. Por lo general, un hogar cuenta con una potencia contratada de entre 5 y 7 kW. Ante esto, es evidente que no podremos superar esta cantidad. Si queremos un equipo trifásico para cargar a 11-22kW, deberemos revisar que tenemos dicha potencia disponible en el hogar o contratarla.

¿Y cómo sé la potencia que necesito?

Dependerá de qué coche tengas, cuanto lo uses y con qué frecuencia. Supongamos que dispones de un coche que tiene una capacidad de 50 kWh, o al cambio 350 km de autonomía. Pongamos que lo utilizas cada día para ir y volver del trabajo y acabas realizando 100 km al día. En este caso, podríamos utilizar el coche sin necesidad de recargarlo durante 3 días completos. Pero no hay necesidad de esperar a descargarlo, podríamos dejar el vehículo conectado a la red e indicar que realice una carga de 5 horas entre la 1 AM y las 6 AM (hora de bajo coste). Con un cargador de mínima potencia 3,6 kW (potencia disponible en todos los hogares), tendríamos nuestra batería totalmente cargada para el día siguiente. En Ecotech Cargadores, puedes encontrar equipos de la gama ICON House o Eco-Wallbox que cubran esta necesidad.

Sin embargo, supongamos ahora que tenemos un coche de 50kWh prácticamente descargado y necesitamos hacer 40km más y tenemos sólo 15 minutos para recargar. En este caso, necesitaremos una potencia de 22kW para conseguir los 40km de autonomía en esos 15 minutos. Esto lo conseguiríamos con un cargador de alterna trifásico, el cual podríamos encontrar en establecimientos públicos principalmente o comercios locales para sus clientes y en aparcamientos comunitarios de vecinos. En Ecotech Cargadores, puedes encontrar equipos de la gama ICON House o Eco-Wallbox que cubren esta necesidad.

En cuanto al Modo 4 de recarga, este está pensado para cargas rápidas puesto que el método de carga es en continua. Estos cargadores nos los encontraremos en lugares públicos como gasolineras o grandes aparcamientos. Con un cargador de continua de 150kW, seriamos capaces de cargar nuestro coche de 50kWh completamente en apenas 20 minutos. En Ecotech Cargadores, ofrecemos equipos de carga rápida TITAN, disponible en múltiples potencias potencias.


¿Qué tecnología necesito para mi cargador?

Existen muchas tecnologías disponibles las cuales podemos encontrar en cualquier punto de recarga, independientemente de la potencia que aporten. Las tecnologías principales que encontramos y su aplicación son las siguientes:

  • Bluetooth y Wi-Fi: esto nos permite comunicarnos con el equipo de forma remota. Nos permite realizar operaciones como iniciar o detener la carga e incluso programarla. Además, podríamos obtener análisis y estadísticas acerca de las últimas cargas. Una funcionalidad muy útil para equipos de uso doméstico.
  • Lector RFID: la tecnología RFID nos permite habilitar la carga del equipo sólo a aquellos usuarios que cuenten con una tarjeta registrada. De esta manera, se puede controlar quien usa el equipo, que potencia ha consumido y cuánto. Esta tecnología es muy útil para equipos instalados en empresas o establecimientos privados con varios integrantes.
  • GSM (4G): esta tecnología permite al equipo tener conexión a la red para así poder comunicarse con el gestor de energía configurado. Esta tecnología la encontramos principalmente en establecimientos donde los usuarios pueden acceder al punto de recarga y cargar sus vehículos activándolos a través de la aplicación del gestor de energía contratado y configurado en el equipo.
  • Ethernet: esta tecnología es la alternativa por cable al GSM. Si nos encontramos en una situación como la descrita para el GSM pero estamos ubicados en un lugar sin cobertura para los equipos, podremos darles conexión a internet a través del cable Ethernet. Además, contar con un puerto Ethernet nos permitirá actualizar el equipo de recarga en caso de que sea necesario.
  • Balanceo de carga: permite regular la potencia de carga que utiliza el equipo en función de la que está siendo consumida en esa red. Esta tecnología es muy utilizada en los hogares, donde podemos configurar el equipo para que utilice sólo la potencia que no se está usando en el resto del hogar.
  • Modulación de carga: permite repartir una potencia de carga contratada entre distintos equipos de una misma red. Un equipo central conoce la potencia total disponible y la reparte entre los equipos que en ese momento estén en uso. Optimizando así la potencia para cada equipo. Esta tecnología es útil para establecimientos en los que se tenga una red de equipos de un volumen considerable y una potencia contratada de, al menos, 22 kW.
  • Equipos con o sin manguera: existen equipos que cuentan con la manguera que conecta al coche ya integrada y otros que cuentan con una toma de corriente para que conectemos la manguera. La funcionalidad es exactamente la misma, la elección de uno u otro dependerá de qué sea más cómodo para el cliente.

Todas estas tecnologías las encontramos disponibles en la gama ICON de Ecotech Cargadores. En función de la necesidad que tengas y de lo que quieras hacer con tu equipo, puedes configurar tu ICON y pedirlo con aquella que necesitas.

El abanico de posibilidades a la hora de escoger cómo cargar nuestro coche eléctrico es amplio. Desde Ecotech Cargadores, buscamos ofrecer soluciones a todos nuestros clientes abarcando cualquiera de sus necesidades y ofreciendo el cargador que mejor se adapte a él.

Ignacio Rivilla Garcia

10/09/2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba
Abrir chat
Hola 👋
Dime, ¿En qué puedo ayudarte?