Conducción autónoma: ¿realmente es posible?

CONDUCCIÓN AUTÓNOMA

Subirse a un vehículo, decirle por voz tu destino y esperar a que este llegue y se aparque mientras tú aprovechas para leer, ver un episodio de Netflix o incluso dormir. Hoy en día esto suena totalmente ilógico e inalcanzable. Sin embargo, este nivel de conducción autónoma es algo a lo que se aspira llegar en las próximas décadas. Para ello, se requiere de una tecnología integrada en el vehículo que, a día de hoy, no es alcanzable.

El camino hasta este nivel de conducción no es inmediato. No pasaremos de un vehículo como los que conocemos hoy en día en que hay que tener el control de todo lo que pasa a un vehículo en el que poder echarnos una cabezada mientras se conduce. En este camino, hay varios niveles de autonomía que se están luchando por conseguir y que se irán desbloqueando a medida que pasen los años y avance la tecnología. Actualmente existen 5 niveles de conducción autónoma:

Niveles

Nivel 0: Sin ayudas

El usuario no tiene ningún tipo de asistencia en la conducción y es él quien debe realizar todas las acciones

Nivel 1: Asistencia en conducción

Se dispone de algunos sistemas ADA (ayuda a la conducción) que facilitan la labor al conductor. Como, por ejemplo, mantenimiento en el carril o control de velocidad adaptativo. Está ideado para dar comodidad al conductor y aumentar su seguridad. Requiere de control total del conductor con ayuda a este en ciertos casos. Sólo actúa de forma lateral (control carril) o longitudinal (control velocidad y distancias de seguridad), nunca ambas.

Nivel 2: Automatización Parcial

El conductor no realizará tareas relativas al movimiento del coche, aunque debe estar atento y presente en todo momento para tomar el control. El vehículo controla su movimiento tanto longitudinal como lateralmente, pero sin ser capaz de detectar objetos. Es decir, el coche es capaz de acelerar y frenar manteniendo distancias de seguridad y, a su vez, controlar dirección del coche para tomar curvas o mantener carril.

Nivel 3: Automatización Condicionada

Añade al nivel 2 la detección y respuesta ante objetos. Esto quiere decir que el vehículo es capaz de circular sólo ya que sus sensores detectan todo lo que tiene alrededor. Permitiendo así cambiar de carril cuando lo considera, frenar en situaciones que considere (detectando peatones, bicicletas, conos…). Aún así el piloto debe estar atento para tomar el control del coche en caso de fallo del sistema o de pérdida de condiciones óptimas (por ejemplo, pérdida de visibilidad para los sensores y radares del coche)

Nivel 4: Automatización Alta

No requiere un conductor. Añadimos al nivel 3 el hecho de que el conductor sea prescindible puesto que en caso de fallo de sistema o de condiciones óptimas del sistema principal, se cuenta con un sistema de respaldo que conducirá al vehículo hasta situación de riesgo mínimo. Sin embargo, este sistema sólo estará activo en ciertas condiciones y, en caso de imposibilidad total de seguir conduciendo, el coche se detendría y le tocaría al piloto continuar.

PROTOTIPOS COCHE AUTÓNOMO DE GOOGLE

Nivel 5: Coche Autónomo

Conduce por si solo en todo momento. Es un nivel 4 pero que funciona de forma óptima en todos los escenarios, sin limitaciones.

¿Qué tenemos en la actualidad?

Actualmente, la mayoría de los coches se quedan en un nivel 1 de autonomía. Podemos encontrar un amplio surtido de coches como por ejemplo un POLO, MEGANE, PRIUS, MONDEO… Este sistema de conducción hoy en día no es ningún reto para los fabricantes.

Cuando pasamos al nivel 2, el abanico de coches disponibles se reduce drásticamente. Entre ellos, podemos encontrar la familia de coches de Tesla, modelos de alta gama de Mercedes con el Mercedes Clase E o un Nissan Qashqai.

En el nivel 3 actualmente son una minoría los fabricantes que pueden ofrecernos algo. Tesla Model S con Autopilot 2.0, Mercedes Benz Clase S o Honda Legend son los pocos coches comercializados que aseguran este nivel de autonomía. Aún así, este nivel de conducción queda limitado legalmente a su aplicación a velocidades inferiores a los 60km/h, por ahora al menos.

Respecto al nivel 4, sólo tenemos algunos coches prototipo. Entre ellos, el más famoso es el coche de Google.

En el nivel 5, ni siquiera hoy en día se llega con prototipos.

La conducción autónoma requiere todavía de años de estudio y desarrollo para poder llegar al concepto utópico de coche autónomo. Actualmente, como mucho podemos encontrar conducciones autónomas de nivel 3 ciertamente limitadas. El esfuerzo de los fabricantes por ser los primeros en pasar a niveles superiores de conducción autónoma es notable y esto hace que en los próximos años podamos aspirar a grandes mejoras en este terreno.

Ignacio Rivilla Garcia

05/01/2022

2 comentarios en «Conducción autónoma: ¿realmente es posible?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll hacia arriba